Advertencia: El peligro de un troyano en tu vida

En este episodio que he titulado Advertencia: El peligro de un troyano en tu vida, veremos cómo los troyanos infectan nuestras computadoras cuando no están protegidas por un antivirus y por su puesto identificamos ciertos troyanos en nuestras vidas que ya nos invadieron por no tener un antivirus espiritual. Ahora te lo explico.

Que es un troyano

Se denomina caballo de Troya, o troyano, a un malware que se muestra como un programa legítimo e inofensivo, pero que, al ejecutarlo, le brinda a un atacante acceso remoto al equipo infectado. 

Ahora imagina que cosas aparentemente legítimas e inofensivas existen hoy en nuestras vidas personales, sociales o profesionales; acechandonos constantemente, que se muestran como normales, tal vez actuales o a la moda pero que al darles acceso terminamos infectando nuestras vidas por completo.

Que hace un troyano 

Un troyano oculta un virus dentro de un archivo que parece normal. La mayoría de los troyanos tienen como objetivo tomar control de tu equipo, roban tus datos y permiten el acceso de más troyanos en el equipo de la víctima.

Seguro ya identificaste varios troyanos en los distintos aspectos de tu vida verdad, pero quiero centrarme en algunos que nos atacan a todos:

  • Imagina esta escena un almuerzo familiar (amigos o de pareja), la cual es una oportunidad maravillosa para poder conversar y compartir, pero que sucede; todos están atentos con el celular publicando en sus historias: Aquí casual compartiendo en familia, pero ninguno conversa con la otra persona teniéndola enfrente. Si eso te parece una actitud normal. ¡Cuidado! troyano en tu vida.
  • Que tal otra escena, imagina que hay un accidente por donde te encuentras y claro ves que todas las personas del lugar sacan el celular, pero no para llamar a los bomberos sino para hacer una transmisión en vivo y tener las mejores tomas y por supuesto la mayor cantidad de personas conectadas a la transmisión. Si eso te parece una actitud normal. ¡Cuidado! troyano en tu vida.
  • Imagina una pareja de enamorados, terminan hoy y mañana están en una nueva relación con el mejor amigo de la expareja, esa nueva relación la terminan el día siguiente y al siguiente día nuevamente inician otra relación nueva. Relación de pareja en la cual por supuesto está involucrada la sexualidad. Si eso te parece una actitud normal. ¡Cuidado! troyano en tu vida.
  • Nos parece tan normal no ser solidarios con los demás, destruir a quien se interponga en nuestro camino con tal de lograr lo que necesito en mi vida personal, en mi vida familiar, en mi vida social y no se diga en la vida profesional. No importándoles los demás porque mientras más duro caen y yo logro más cosas, me siento más orgulloso de esos logros, justificándonos muchas veces en que tenemos necesidades que deben ser cubiertas a cualquier costo. Si esa actitud te parece normal. ¡Cuidado! troyano en tu vida

    Qué hacer si tengo un troyano 

    El pc ejecuta un antivirus para que empiece a realizar un completo análisis de tu equipo, detecte y elimine cualquier troyano o virus de tu sistema. 

    El antivirus ayuda a la computadora a determinar si un programa que parece normal puede ser un troyano; entonces de esa afirmación se puede deducir lo siguiente: que, si una computadora no tiene antivirus, es muy propensa a ser infectada en cualquier momento.

    Entonces cómo determinar si estamos siendo atacados por un troyano en nuestras vidas.

    Para eso existe un término importante llamado “discernir” qué significa distinguir, discriminar, diferenciar o percibir una cosa de otra.

    Ahora una cosa es discernir otra es saber cuál es la opción correcta, por eso recuerda que la computadora sin el antivirus no puede determinar que está siendo atacada y decide aceptar el archivo malicioso(troyano). 

    Es ahí donde entra Dios en nuestras vidas, para ayudarnos a discernir de modo correcto lo bueno de lo malo. ¿Y cómo es eso?

    Dios quiere lo mejor para nosotros, por lo tanto, si estoy unido a él o sea en comunión con él, las decisiones que pueda tomar en mi vida van a ser bien discernidas.

    Entonces, los que están en comunión con Dios no se van a equivocar jamás, claro que no. Por supuesto que nos vamos a equivocar, porque Dios nos ayuda a discernir, pero nunca decide por nosotros, esa es la diferencia.

    Un antivirus detecta el virus y lo elimina en el acto antes que ingrese a la computadora, o sea el pc ni enterado estaba que lo iba atacar un virus, pero ya está protegido.

    A diferencia de Dios, que nos ayuda a discernir el momento, pudiendo nosotros identificar las alternativas que podemos seguir, pero nunca él decide por nosotros, nos deja esa importante decisión a nosotros. Mostrándonos que cualquiera sea la decisión que tomemos siempre estará ahí acompañándote en todo momento.

    Entonces mientras estemos unidos a Dios nuestras decisiones se irán perfeccionando día a día, recuerda que quiere lo mejor para nosotros su creación.

    Imagina todo esto como la rama de un árbol, mientras esté unido al tallo o al tronco va a ser alimentada, sus hojas estarán verdes y darán fruto. Pero si esa rama se separa del árbol, muy pronto se secará y morirá.

    Ahí radica la importancia de tomar nuestras decisiones en unión con Dios. Ahora estar en comunión con Dios no significa solo acercarse a él cuando hay un matrimonio o un entierro. Estar en comunión con Dios significa primero tomar una decisión y segundo hacer un esfuerzo por parte de nosotros en entablar una relación con su amor, como: buscando participar en algún grupo ya sea de forma personal o en familia, participando de la eucaristía(misa) dominical, enseñando a nuestra familia a relacionarse con Dios a través de la oración, siendo agradecidos con Dios en nuestras vidas, ayudando al prójimo, etc.

    Entonces la consecuencia de esa comunión con el amor de Dios nos hace ser más perceptibles a lo que nos quiera decir a través de cualquier acontecimiento que nos pueda pasar. Nos hace   poder escucharlo en medio de tanto ruido, y por su puesto al escucharlo poder discernir cada vez mejor en todas nuestras decisiones.

    Termino contándote una experiencia: recuerdo que una vez me quedé sin trabajo por mucho tiempo y por su puesto ya estaba desesperado pues tengo una familia que depende de mí. De pronto me ofrecieron un buen puesto de trabajo en una jefatura recuerdo (caballo de troya), por diosidencia (es una forma como llamo a la coincidencia) conocía a la persona la cual iban a sacar para que yo entrara a ese puesto de trabajo. Ahí viene el discernimiento. Tenía 2 opciones:

    • Aceptar el trabajo. Tenía la posibilidad de trabajar, estaba desempleado mucho tiempo y necesitado de ese trabajo, pero eso implicaba despedir a una persona que la estaba pasando muy mal (peor que yo) económicamente. O
    • Rechazar el trabajo. No aceptar sabiendo que iba a seguir en necesidad con mi familia, pero con esa decisión iba a permitir que continúe trabajando una persona que de lo contrario iba a quedar en peor necesidad que yo.

    ¿Qué hubieras decidido tú en ese momento?

    Yo decidí rechazar el trabajo, no te sorprendas ahora te lo explico.

    Aparentemente se me presentó una oportunidad de trabajo cuando estaba desempleado, lo usual es aceptarlo, total uno puede pensar debe ser cosa de Dios que se apiada de mi familia y me quiere ayudar verdad.

    Hasta ahí todo bien, incluso diría que bien estoy discerniendo. Pero, ahí vienen los detalles.

    Me pregunté porqué enterarme de la terrible situación que estaba pasando la persona que iban a sacar del trabajo, para que entrara yo, tal vez Dios me quería decir algo con esa escena no crees.

    En otras circunstancias de la vida me hubiera importando un pepino lo que le pase al otro, total yo también tengo necesidad y está justificado mi accionar, pero ahí entra la comunión con Dios que te hace ver más allá de lo evidente.

    Como ya te comenté decidí no aceptar el trabajo y la persona que me propuso para el puesto se incomodó un poco porque me dice me vas a quedar mal, yo ya te heche flores en el trabajo y bla bla bla bla, como haciéndome dudar de mi decisión. Es que así es el troyano, es un virus que se enmascara en algo bueno y cotidiano para que no te des cuenta quien es en realidad. 

    Bueno la persona que iban a sacar siguió en el trabajo hasta ahora trabaja ahí por cierto ja ja ja y yo me quedé sin trabajo…… pero no duró mucho, pocos días después me llaman para ofrecerme una mejor oportunidad laboral y no salía nadie dañado en el proceso.

    Con esto no pretendo darte una receta mágica que puedes seguir o decirte igual te va a pasar a ti, no claro que no, lo que te comento es mi experiencia personal y como estoy aprendiendo a discernir los momentos de mi vida en comunión con Dios, y ahora por supuesto participando de esa comunión en mi familia.

    Por eso es importante incluir a Dios en nuestras vidas, para ir optimizando nuestras decisiones. Recuerda que Dios no es mágico, todo es un proceso, pero hay que iniciarlo lo antes posible.

    Si esta experiencia que te acabo de contar es de utilidad para tu vida, que bueno aplícalo y si no te sirve al menos compártelo tal vez alguien esté esperando escuchar estas palabras, ten en cuenta que sabiendo que le puede servir a alguien no lo compartes. ¡Cuidado! troyano en tu vida.

    Muchas gracias por leer hasta el final.

    Te invito a suscribirte en mis redes sociales y compartir el episodio de hoy. Recuerda que tendremos episodios nuevos todos los miércoles.

    Si deseas puedes ver el podcast en mi canal de youtube.

    Si quieres darle un descanso a tus ojos, puedes escuchar el podcast.

    También estamos en Spotify.

    Recuerda que este Podcast lo puedes seguir en: